Un entrenador: ¿nace o se hace? Estoy seguro que muchas personas se han hecho esta pregunta en diferentes ámbitos de la vida. Yo la extrapolo al mundo de los entrenadores de fútbol y os doy mi particular respuesta en forma de mini-biografía. Biografía que podría haber sido la de cualquier otro entrenador, pero bueno, yo os cuento la mia que es “la que mejor me sé”.

Me llamo Juan José Royán Blanco y nací el 27 de enero de 1982 en un pequeño pueblo del norte la provincia de Málaga: Campillos. Generación naranjito, eso ya tiene un peso. Desde que soy consciente, el fútbol ha sido parte importante de mi vida. Mi primer recuerdo de un gran evento futbolístico fue el Mundial de Italia en 1990 y, no me preguntéis por qué, pero en mi cabeza están los leones indomables de Roger Milla. Puede que fuera por el toque exótico que dio Camerún a la competición…

Desde ahí, recuerdo perfectamente como me sentaba delante de la TV para “devorar” cualquier partido de fútbol que pudieran emitir en aquel tiempo. No eran muchos, pero vivíamos en otra época y este bendito deporte se disfrutaba también de otra forma, y más aún en la cabeza de un niño.

Juanjo Royan

Creo que la primera vez que empecé a sentirme entrenador o “manager” no fue en un campo de fútbol, sino delante de la pantalla de un ordenador, jugando horas y horas junto a mi primo al PC Fútbol 5.0 Nos podíamos pasar días enteros completamente absortos en aquel adictivo juego. Los que habéis jugado a él sabéis de lo que estoy hablando… Así que digamos que mi carrera como entrenador “comienza” con 14 o 15 años con aquel ya clásico juego de ordenador en el que aparecía Michael Robinson en la portada. Ahora suena friki, pero aquello te hacía soñar. Y, no lo niego: sigo jugando de vez en cuando al Football Manager…

PC Futbol 5.0

Fue años más tarde cuando empecé a “entrenar” o “dirigir” a equipos formados por chavales de mi pueblo que se creaban esporádicamente para jugar alguna liga, torneo veraniego, etc.

En aquella época, uno hacía lo que podía. Sobraba ilusión, pero faltaba preparación. Y no tardé en darme cuenta de ello. Pienso que esta visión autocrítica, el ser consciente que no estaba adecuadamente preparado para realizar todo lo bien que quisiera la labor de entrenador, es una de las virtudes que más me han ayudado a crecer. No sólo en los banquillos, sino como persona. Hay mucha gente que “nace sabiendo”, yo no tuve esa suerte…

Así pues, tras un tiempo de búsqueda de opciones, empecé mi curso de entrenador en Ronda, allá por 2007. Obtuve tanto el Nivel 1 (UEFA B) como el Nivel 2 (UEFA A) En esos dos años, gracias a mis profesores y compañeros, aprendí como estoy seguro nunca hubiera hecho en otro centro. Entendí que en el fútbol uno más uno no siempre es dos, que las “recetas” no son parte del mundo del balón y a no dar por sentado situaciones o aspectos que podrían parecer obvios. Esto último me llevó a tener todavía mucha más curiosidad por el funcionamiento de los equipos, las sesiones de entrenamiento, los estilos de juego, etc. Nunca dejé de leer y ver todo el fútbol que pude.

CEDIFA Ronda 2009

De ahí hasta mi llegada a India, en Mayo de 2013, pasaron varios años en los que pude trabajar con diversos equipos a nivel de fútbol base principalmente. Y cómo llego a India, merece un capítulo especial…